Esto es lo Que Tiene Que Hacer Toda la Gente de Obama: Dar la Cara, Salir a Pelear. Y Ganar

La semana pasada vivimos un momento de indignación nacional cuando se hizo público que la senadora Susan Collins (R-ME) ya había decidido votar hoy para confirmar al candidato de Trump a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh.

El país entendió que este era el voto decisivo, y lo interpretó como una profunda traición a todas las mujeres y sobrevivientes de agresión sexual en Maine, que la pusieron en el poder, y en general a las mujeres de todo el país.

Sin duda alguna, fue una decisión política calculada el pasar por alto las acusaciones creíbles contra Kavanaugh y estar dispuesta a investir en él un inmenso poder sobre todo el país, a pesar del hecho de que es un presunto violador y abusador sexual.

Sin embargo, parece ser que el karma sí existe y que todo se paga. Las donaciones ya están llegando para apoyar a quienquiera que termine desafiando a Collins durante su candidatura a la reelección del 2020.

Se han recaudado más de $ 2 millones y muchas personas se apresuran a visitar el sitio web de donaciones que terminó bloqueado debido a la enorme cantidad de visitantes. Aún faltan dos años, pero las cosas ya parecen ser sombrías para la senadora Collins, que decidió favorecer la predación sexual.

Luego, una posible contendiente emergió para hacerle frente a la senadora. Jen Psaki, un ex funcionario de la Casa Blanca de Obama, visitó Twitter para preguntar si alguien estaba interesado en postularse para el Senado en Maine. Señaló que un “ejército de partidarios” estaría allí para ayudar a quien quiera postularse.

En respuesta, Susan Rice, ex asesora de seguridad nacional del presidente Obama, respondió con un simple “yo“. El tweet se volvió viral rápidamente, y muchos contactaron a Rice para alentarla a postularse contra Collins. Claramente, hay un profundo deseo de expulsar a la cobarde republicana.

Susan Rice: “yo”.

Jen Psaki: “¿Quién quiere postularse para el Senado en Maine? Habrá un ejército de simpatizantes contigo”.

.

.

Rice siguió su tweet con una explicación, diciendo que aprecia el aliento, pero que todavía no está haciendo ningún anuncio oficial. Agregó que está “profundamente decepcionada” con el voto de Collins.

Claramente, ella no está descartando una candidatura al Senado. Con suerte, ella decidirá lanzar su campaña. Como mínimo, los estadounidenses merecen senadores que los protejan de los depredadores sexuales en nuestro tribunal supremo.

Susan Rice: “Muchas gracias por el aliento. No estoy haciendo ningún anuncio. Como muchos estadounidenses, estoy profundamente decepcionada con el voto de la senadora Collins por Kavanaugh. Maine y Estados Unidos merecen algo mejor”.

.

.

Y realmente, es lo que deberían estar haciendo todos o la mayoría de los funcionarios de la era Obama. Ellos gozan del prestigio de una Adminsitración que se mantuvo 8 años sin un solo escándalo. Ellos pueden y deben representarnos, o estar activamente entre aquellos que se postulan para defender los derechos de la mayoría y no de unos pocos privilegiados.