Escuchemos a Maher: los Norcoreanos Miniaturizaron las Ojivas Nucleares. Y Nosotros Otra Cosa

El anfitrión del programa “En Tiempo Real” de CNN, Bill Maher, prometió ir tras Trump durante el episodio de anoche, y ciertamente no nos decepcionó, pues lo asó hasta el hueso en las brasas ardientes, por jugar a la guerra y poner millones de vidas en peligro, simplemente para poder ganar una partida de las de “ver quien orina más lejos” con el único otro líder mundial que está tan loco e inestable como él, el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Felicitaciones a Maher por poner en evidencia el temerario calentamiento del presidente Trump y sus ansias de jugar al soldadito que nunca fué, pues cuando tuvo la oportunidad lo eludió en múltiples ocasiones.

Mientras que los medios de comunicación corporativos alaban y adulan su supuesta bravuconería, Maher entiende que nuestro “Niño en jefe” está simplemente tratando de pretender ser un “chico-presidente” entre ronda y ronda de un juego de golf.

Si entiendes el inglés, te recomendamos ver el genial clip de abajo y compártirlo con tus amigos. Sin que sea una traducción exacta de sus palabras, y mucho menos del tono gracioso que ya sabemos es tan característico en él, esta es la esencia de lo que Maher dijo:

Las personas deben sentirse nerviosas en todo el mundo. Entre los repugnantes tweets, las amenazadoras declaraciones y la retótica que cada vez va más lejos, las cosas se están saliendo de control. La era nuclear comenzó en 1945, cuando lanzamos dos bombas, pero esta semana tenemos otro episodio nuclear, protagonizado por otro Hombre Gordo y otro Pequeño Niño.

Todo el conflicto se reduce a competir por cuál de los dos es más macho, y pasó a un nuevo nivel, luego de que supimos que Corea del Norte estaba miniaturizando sus ojivas nucleares para poder colocarlas en cohetes convencionales, ya probados y con mayor alcance, a lo que Trump irresponsablemente respondió con otra bravada, en vez de utilizar adecuadamente las herramientas políticas y diplomáticas a su alcance.

Sólo a alguien como Donald Trump se le ocurriría poner al mundo al borde de la Tercera Guerra Mundial, mientras está de vacaciones, y es increíble que el próximo apocalipsis planetario se esté cocinando desde su campo de golf, con la anuencia de su muy incompetente Secretario de Estado, Rex Tillerson, y el Partido Republicano.

¿Cuánto más tiene que pasar, -se pregunta Maher-, para que “los padres” de este adolescente, o sea, el Partido Republicano, lo recoja y se lo lleve de vuelta a casa?

.

.

Algo nos quedó muy claro del monólogo de Maher: si los norcoreanos se las ingeniaron para miniaturizar las ojivas nucleares, nosotros, los estadounidenses, nos las ingeniamos para miniaturizar el cerebro de nuestro Presidente y todo su Gabinete. No queda claro cuál de las dos cosas es más peligrosa, pero parece que llevamos las de ganar.