nunes es un traidor

Encontrada el “Arma Homicida” – el New Yorker Prueba que Nunes Recibe Órdenes de Trump

La revista New Yorker acaba de proporcionar una muy “clara evidencia” de la colusión entre la Casa Blanca y el Representante David Nunes (R-CA), presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, con el fin de impedir la investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado.

El Comité escuchó la pasada semana el testimonio del director del FBI, James Comey, y del director de la Agencia de Seguridad Nacional, Mike Rogers, que contradecía directamente las afirmaciones del presidente Trump de que fue espiado por su predecesor, el presidente Obama, por estar en connivencia con Rusia desde julio pasado.

A esa audiencia le siguió un comportamiento sospechoso del representante Nunes, quien fue a la Casa Blanca al día siguiente para examinar “informes de inteligencia confidenciales” y luego procedió a informar a Trump sobre los detalles, antes de informar a cualquiera de sus colegas del Comité de Inteligencia.

El representante demócrata Adam Schiff (D-CA), criticó la revelación sin precedentes de estos documentos clasificados al propio sujeto de la investigación, y los demócratas y republicanos han pedido por igual al presidente de la Cámara Paul Ryan (R-WI ) que se remueva a Nunes del Comité debido a su incapacidad para permanecer imparcial en la materia.

El Representante Nunes sirvió como miembro del equipo de transición de Trump y ha efectuado varios movimientos esta semana que llevaron a otro miembro del Comité, el representante Jim Himes (D-CT), a lamentar el estado de las cosas: “Hemos estado paralizados”. Sin embargo, Nunes ha rechazado sustraerse de la investigación, afirmando muy hipócritamente que simplemente son acusaciones políticamente motivadas.

También se ha negado a divulgar las “fuentes” que supuestamente le confirmaron la interferencia telefónica a Trump, manteniendoen la oscuridad incluso a los propios miembros de su Comité.

Mientras que todo esto levanta considerables especulaciones acerca de la coordinación entre el Presidente del Comité de Inteligencia y la Administración Trump, el reportero del New Yorker Ryan Lizza ha entregado la verdadera “arma homicida“.

Refiriéndose a las numerosas referencias que ha hecho Nunes a la “colección incidental” de las comunicaciones de ciudadanos estadounidenses, mientras que las agencias de inteligencia estaban vigilando a agentes extranjeros, Lizza dice que un alto funcionario de la Casa Blanca le dijo previamente lo que que Nunes iba a decir en la reunión del Comité.

La Casa Blanca me indicó claramente que sabía que Nunes destacaría este asunto. “Esto es una vigilancia de puerta trasera, la cual no es sólo incidental, sino también sistemática”, dijo el funcionario de la Casa Blanca. “Mira a Nunes hoy.”

Efectivamente, en la audiencia del lunes pasado, Nunes preguntó en su declaración inicial: “¿Las comunicaciones de funcionarios o asociados de cualquier campaña estuvieron sujetas a algún tipo de vigilancia inadecuada?

Esto ciertamente pinta una imagen vívida de que Nunes está actuando como la marioneta de Trump, en lugar de ser el líder de una investigación no partidista sobre la manipulación electoral rusa.

A finales de la semana pasada, Nunes canceló el testimonio previamente programado de ex funcionarios del gobierno de Obama, incluyendo el director de la CIA John Brennan, el director nacional de inteligencia James Clapper y la ex fiscal general Sally Yates, quien fuera despedida por el presidente Trump por negarse a defender su orden ejecutiva respecto a la inmigración.

Coincidentemente, el Washington Post informó que, justo antes de que Nunes desechara el testimonio, la Casa Blanca trató de impedir que Sally Yates apareciera. Según el representante Himes:

“Cualquier bloqueo de cualquier persona o cosa, simplemente alimenta la sospecha de lo que la Administración podría estar ocultando”.

Cuando el secretario de prensa de Trump, Sean Spicer, respondió al informe diciendo: “La Casa Blanca no ha tomado ninguna medida para impedir que Sally Yates testifique y el Departamento de Justicia le dijo específicamente que eso no la detendría. el Post publicó las cartas entre la Administración y Sally, que contradicen la afirmación de Spicer.

Mientras tanto, la investigación de la Cámara se ha paralizado. Nunes quiere volver a llamar a Comey y Rogers para testificar a puerta cerrada, pero según el representante Himes, “no se ha compartido información con los demócratas, los republicanos, o el personal“, acusando a Nunes de “un esfuerzo muy transparente para evitar que Brennan, Clapper y el ex sustituto del Fiscal General pudiesen testificar“.

Por su parte, el FBI le dijo a Peter Alexander de NBC News que no han recibido ninguna solicitud para que el Director Comey vuelva a aparecer ante el Senado.

El representante Adam Schiff fue igualmente crítico, diciendo de Nunes:

“Puesto que él era una parte clave de ese equipo de transición, no veo cómo él puede esperar que sea algo razonable dirigir una investigación para saber si se emplearon procedimientos apropiados, cuando al mismo tiempo estos pudiesen afectarlo a él personalmente.”

Con una evidencia tan abrumadora de la coordinación respecto a las comunicaciones entre Trump y el Representante Nunes, es difícil ver cómo el presidente de ese Comité puede continuar rechazando los llamados a dimitir y poner la investigación bajo la supervisión de un fiscal independiente.