En Estos Momentos Ellos Marchan Por su Total Verguenza, Pero Solo Logran Reforzar Nuestra Dignidad

En los momentos en que estás leyendo este artículo, varios cientos (unos 400 quizás) de supremacistas blancos marchan por las calles de la capital de los Estados Unidos, mostrando al mundo su odio e intolerancia, pero más que todo, la verguenza que representan para este país y su historia.

Su acción tiene lugar en el primer aniversario de aquella otra marcha de “Unamos a la derecha” en Charlottesville, donde perdiera la vida Heather Heyer, además de dos miembros de la fuerza policial de Virginia, cuyo helicóptero se estrelló al regresar de cubrir el evento.

Estarán marchando por Lafayette Square, a un costado de la Casa Blanca, enarbolando banderas confederadas y gritando sus infames consignas nazis, abogando por los “derechos civiles blancos“, como si la civilidad tuviese color (aunque la inmoralidad y la desverguenza sí parecen ser bastante oscuras, como el color de la ropa que la mayoría de ellos usan).

Al mismo tiempo se están llevando a cabo marchas por vías alternas, donde por el contrario de la otra, marchan varios miles de contraprotestantes, resueltos a demostrar que la supremacía blanca es sólo una pequeña porción de la América que se ha nutrido de la sangre, el esfuerzo y la inteligencia de migrantes de todo el mundo.

La policía de la capital ha lanzado un importante despliegue para evitar males mayores. Peter Newsham, el Jefe de la Policía Metropolitana dijo que “en el pasado, cuando ambos grupos han coincidido en la misma área, se han producido violentas confrontaciones“. Sólo nos queda esperar que esta vez no haya que lamentar pérdidas humanas, pero te mantendremos al tanto de los acontecimientos más tarde hoy.

Y por si te interesa lo que ha expresado al respecto nuestro “querido” Presidente, pues te platicamos que se limitó a enviar ayer un tweet, condenando “todo los tipos de racismo y actos de violencia“.

“Los disturbios en Charlottesville hace un año causaron muerte y división sin sentido. Debemos unirnos como nación. Yo condeno todos los tipos de racismo y actos de violencia. ¡Paz para TODOS los estadounidenses!”.

.

.

Si no conociéramos a Trump podríamos confundirnos con su mesaje aparentemente conciliatorio, pero la clave para entender su mensaje está en el uso de las palabras “todos los tipos” y “TODOS“, pues con eso no sólo se niega a condenar la supremacía blanca directamente, sino que intenta de nuevo poner en la misma balanza, y al mismo nivel, a los manifestantes supremacistas y a los contraprotestantes que defienden la dignidad de Estados Unidos.

Pero bueno, ¡qué más podíamos esperar de la Hiena Naranja!

.

Imagen destacada gracias a Steve Helber de Associated Press