Diplomático Indio Califica Duramente a Ivanka Trump. Y Más Duro Aún a Nosotros

Recientemente, el presidente Trump anunció que volvería a enviar a su hija Ivanka para que represente a los Estados Unidos en una importante cumbre internacional, esta vez desplegando a su hija favorita -que no ha sido elegida por nadie, ni está calificada en el tema-, a la India para una conferencia sobre el emprendimiento de las mujeres.

Un diplomático indio reprobó claramente la decisión de Trump de enviar a su hija en lugar de a cualquier persona que realmente tenga una idea integral de las barreras socioeconómicas que enfrentan las mujeres alrededor del mundo, e hizo una comparación muy acertada para el Hindustan Times, que seguramente tendrá a la Primera hija saltando de la rabia:

“Consideramos a Ivanka Trump como lo hacemos con los tontos príncipes saudíes. Sabemos que halagarlos beneficia nuestro interés nacional. Sí, es una vergüenza que los Estados Unidos sean comparados con un reino. Pero esa es la vergüenza de Estados Unidos, no de [el primer ministro indio Naendra] Modi, o de la India”.

La comparación con los mimados sementales de la Casa Saudí es particularmente apropiada, ya que tanto Ivanka Trump como los saudíes explotan tranquilamente a sus mal pagados trabajadores que laboran en condiciones de esclavitud.

Ivanka Trump es particularmente inadecuada para participar en una cumbre de mujeres que se esfuerzan mucho para iniciar un emprendimiento de negocios, ya que ella recibió todo siempre en bandeja de plata y es obvio que no tiene interés alguno en ayudar a derribar los obstáculos que enfrentan las mujeres, incluso en los propios lugares de trabajo estadounidenses.

Como prueba, no busques más que su recientemente publicado y ampliamente ridiculizadolibro de empoderamiento de la mujer“, en el que se queja de cómo no fue capaz de recibir sus habituales masajes durante la campaña, mientras que ofrece una visión materialista y egoísta del “feminismo”, que sólo aplica a las mujeres ricas.

Mientras que a los medios de comunicación conservadores les encanta promover a Ivanka como a una “feminista” y los principales medios de comunicación incluso la celebraron por corto tiempo como una “fuerza moderadora” en la Casa Blanca, no ha logrado absolutamente nada desde que asumió su cómodo trabajo en el Ala Oeste, mismo que no está para nada definido, puesto que tanto su única iniciativa política anunciada (la licencia familiar pagada), como los esfuerzos para controlar a su padre, han fracasado.

Los comentarios del diplomático también hablan mucho sobre la forma en que el mundo ve a la familia Trump: como unos plutócratas obcecados, fáciles de manipular y sin principios, que pueden ser convencidos de cualquier cosa si antes los halagas lo suficiente.

Su calificación de Ivanka es dura, pero aún más lo es la que de nosotros hace. Sin embargo, él está absolutamente correcto al decir que, esta vergüenza es nuestra y sólo nuestra.

Alberto Pereira

Escritor. Autor. Especialista en Politología.