Él Dijo Que Kaepernick era un “Hijo de Perra”. Su Madre Respondió. Y Trump de Esta no se Recupera

El presidente Trump mostró explendidamente su disgusto de “Hombre-Viejo-Blanco-en-Jefe” anoche, en un mitin en Alabama para promover a Luther Strange, su elección entre los dos deplorables candidatos que compiten por estar en la boleta republicana en la carrera para el asiento del Senado que ocupaba el racista y actual Procurador General de nuestra nación, Jeff Sessions.

Previsiblemente apartándose del tema y tratando de agradar a sus amados partidarios racistas, Trump decidió verter su odio y desisia contra los jugadores de la NFL que expresan sus derechos promulgados por la Primera Enmienda al negarse a presentarse al himno nacional en los partidos de fútbol.

“¿No te encantaría ver a uno de estos dueños de la NFL, cuando alguien no respeta nuestra bandera, que vaya y diga, ‘Saquen a ese hijo de puta fuera del campo ahora, fuera, él etás despedido. Ha sido despedido”, declaró Trump. “Sabes, algún dueño va a hacer eso. Él va a decir: “Ese tipo que no respeta nuestra bandera, está despedido.” Y ese dueño, ellos no lo saben, pero será la persona más popular en este país”.

Dijo a la multitud que este tipo de protestas “insultan nuestra herencia“, aparentemente olvidando que nuestra herencia americana incluye la Primera Enmienda, que garantiza la libertad de expresión para todos los ciudadanos. Trump continuó su diarrea verbal animando a la multitud a boicotear los juegos cuando los atletas protesten, cosa que no va a lograr, pues sus partidarios son un 33% de la nación, cuando mucho, y ese juego es el preferido de casi toda América.

“Pero ¿sabes lo que está perjudicando al juego más que eso?”, Dijo. “Cuando la gente como ustedes prende la televisión y ve a esas personas que se ponen de rodillas cuando están tocando nuestro gran himno nacional. Lo único que puedes cuando veas eso, aunque sea un sólo jugador, es abandonar el estadio. Te garantizo que las cosas se detendrán. Las cosas se detendrán. Sólo recoge y vete. Recoge y sal de ahí. De todos modos, no será ya el mismo juego”.

Aunque no mencionó específicamente a Colin Kaepernick, era obvio que lo tenía en mente cuando mencionó lo de arrodillarse.

La reacción a las trastornadas palabras de Trump, ha sido impactante entre numerosas luminarias deportivas y otras celebridades, que señalan la hipocresía de un presidente que demoniza a los atletas que expresan sus creencias firmemente sostenidas, cuando por otro lado, apoya a los neonazis de Charlotteville.

La mejor reacción, sin embargo, provino de la madre de Colin Kaepernick, Teresa Kaepernick, respondiendo al tweet de Jamil Smith donde se relatan los comentarios de Trump:

Jamil Smith: “Trump se refirió a todos los jugadores de la NFL que protestan contra el racismo y la violencia policial, como un “hijo de perra” que debe ser despedido”.

Teresa Kaepernick: “Pues adivina qué, estoy muy orgullosa e ser esa perra”.

.

.

¡Para la historia, mamá de Colin! Con un presidente que habla de los jugadores de la NFL que protestan, como si él tuviera encefalopatía traumática crónica, necesitamos más madres (y padres, hermanas y hermanos) que estén dispuestos a defender sus creencias y los derechos para expresarlas. GRACIAS.