Otro Día del Trabajo. Otro Presidente. Otro Mensaje. Nada Que Celebrar

Mientras que ayer los estadounidenses celebraban el Día del Trabajo y rendían homenaje a los trabajadores estadounidenses en cuyo honor se estableció este día feriado, los mensajes del ex presidente Barack Obama y del presidente Trump a la nación hablan mucho de sus personajes:

“Estamos construyendo nuestro futuro con manos Estadounidenses, fuerza de trabajo Estadounidense, hierro, aluminio y acero Estadounidenses. Feliz Día del Trabajo”.

.

.

“Feliz Día del Trabajo – con la tasa más grande de crecimiento del empleo nunca antes vista, el desempleo se redujo a la mitad. Eso es lo que los Estadounidenses que trabajan duro pueden lograr. ¡Avancemos!”

.

.

Mientras que el tweet de Trump – que se lee más como un homenaje a diversos metales que a quienes los moldean – el héroe es él y resulta además una apropiación infundada del éxito de los trabajadores estadounidenses, el tweet de Obama (enviado en su último Día del Trabajo como Presidente en el 2016) señala claramente los beneficios de su presidencia, pero sitúa como héroes a quienes verdaderamente lo son: los Estadounidenses que trabajan duro.

Para el momento en que dejó el cargo, Obama podía presumir de 75 meses consecutivos de crecimiento del empleo. La tasa de desempleo, que llegó hasta el 10%, también se redujo a 4,7% (o sea, menos de la mitad).

Esta, por supuesto, no es la primera vez que Trump ha tratado de tomar el crédito por las políticas puestas en marcha por la administración Obama. Casi inmediatamente después de asumir el cargo, Trump promocionó las proezas bursátiles y económicas que seguían siendo el resultado directo de las políticas de la era de Obama:

.

“La Bolsa de Valores alcanzó otro pico histórico ayer – ¡independiente a la engañosa historia sobre Rusia! Igualmente, l¡as cifras de empleo están comenzando a lucir muy bien!” – tuiteó en Julio pasado.

.

.

Mientras que Trump se apresura a darse una palmadita en la espalda por los éxitos de los trabajadores estadounidenses, los estadounidenses pueden agradecer a Obama por la promulgación de políticas que realmente les incrementaron las oportunidades de empleo y dignificaron las condiciones en las que trabajan: ¡Eso sí es un motivo para celebrar el Día del Trabajo!