¿Creías que el Amiguismo o Compadrismo Existía Sólo en Latinoamérica? Entonces Tienes Que Leer Esto

Otro día que pasa y otro funcionario de la administración de Trump que es sorprendido enriqueciéndose a sí mismo y/o a sus asociados y familiares cercanos. Esta vez, la culpable es la multimillonaria secretaria de educación, Betsy DeVos.

Según el Washington Post, “una empresa que alguna vez tuvo vínculos financieros con la Secretaria de Educación, Betsy DeVos, fue una de las dos firmas seleccionadas el jueves por el Departamento de Educación para ayudar a la agencia a cobrar los préstamos estudiantiles vencidos. El acuerdo podría valer cientos de millones de dólares“.

Más del Post:

La decisión de adjudicar contratos a Windham Professionals y Performant Financial Corp., una empresa en la que DeVos invirtió antes de convertirse en secretaria, llega un mes después de que un juez federal ordenara al departamento completar su selección de un recaudador de préstamos para poner fin a una desordenada batalla judicial.

Las dos compañías fueron seleccionadas por sobre más de 40 otras firmas que presentaron ofertas por los contratos federales que se estiman en más de $ 400 millones. Se espera que muchas de esas compañías apelen la decisión, lo que podría poner en peligro los otorgamientos ya hechos a Windham y Performant.

Basándonos en concesiones contractuales previas, no nos sorprendería ver protestas, demandas y apelaciones que podrían retrasar la fecha de inicio del nuevo contrato“, escribió Michael Tarkan, analista de investigación senior en una nota de investigación sobre una de las dos compañías.

Los lazos de DeVos con las compañías seleccionadas no solo causan alarma, sino que el número de empresas seleccionadas para realizar la cobranza de deudas ha despertado la sorpresa. En el pasado, el Departamento de Educación ha utilizado hasta 17 compañías para obtener préstamos estudiantiles sobresalientes, y 7 compañías fueron seleccionadas en un contrato del 2016 bajo el mandato del presidente Obama.

Tanto Performant como el Departamento de Educación han negado cualquier colusión en el trato. Un portavoz de la Secretaria DeVos dijo que ella “no tenía conocimiento, y mucho menos participación” en la adjudicación del contrato.

Pero consolidar los contratos solo para dos compañías, cuando una de ellas está tan estrechamente conectada con la mujer a cargo, es un movimiento sin precedentes y salvajemente arrogante.

O dicho de otra manera, es solo otro día en la oficina para la administración de Trump.

Reynaldo Gómez Zamora

Licenciado en Ciencias Políticas. Analista e Investigador.