Crece la Disputa Por el Brutal Ataque a los Deportistas de la NFL. Esta Vez América va a Escuchar

El presidente Trump se llegó a Twitter esta mañana para distraer a la nación con un nuevo ataque contra los jugadores de la NFL que han elegido arrodillarse durante el Himno Nacional y lo volvieron a hacer en los juegos de exhibición de pretemporada de ayer.

Trump rechazó burdamente su protesta contra la brutalidad policial y el racismo institucional por ser incoherentes según él y luego los pintó como “ingratos” por ganar sus salarios, que son ridículamente bajos en comparación con la cantidad de dinero que ganan los propietarios por el sacrificio de sus cuerpos.

“Los jugadores de la NFL están de nuevo en acción, arrodillándose cuando deberían estar orgullosos del Himno Nacional. Numerosos jugadores, de diferentes equipos, quieren mostrar su “indignación” por algo que la mayoría de ellos no puede definir. Hacen una fortuna haciendo lo que aman. Sean felices, sean geniales! Un juego de fútbol, ​​por el que los fanáticos están pagando mucho dinero por ver y disfrutar, no es un lugar para protestar. La mayoría de ese dinero va a los jugadores de todos modos. Encuentren otra manera de protestar. ¡Pónganse de pie orgullosamente por su himno nacional o serán suspendidos sin paga! “, escribió Trump.

La diatriba termina con otro llamado para que los jugadores que protestan sean castigados, una declaración claramente dirigida a los propietarios de equipos multimillonarios que están aterrados de lo que Trump podría intentar hacer a su liga si lo decide.

Huelga decir que los jugadores no están para nada contentos con las palabras del presidente. Cameron Jordan, el ala defensiva estrella de los Santos de New Orleans, se llegó también a Twitter para responder al presidente con un conjunto de poderosos tweets donde se burla del presidente por su comportamiento infantil y lo acusa por su apoyo a los supremacistas blancos:

“El tipo que ganó las elecciones presidenciales … ¿qué tal si hace una declaración sobre la segunda marcha “unamos a la derecha” que se celebrará en el DC este fin de semana … un año después de la primera en Charlottesville?

.

.

“La única forma de decirlo. Qué Poca Cosa. Él es quien yo pensé que era. Este tipo de más de 70 años está en lo que alguna vez fue la posición política más respetada, actuando como un niño preadolescente demasiado inseguro…”

.

.

“Él no se gobierna ni a sí mismo, ¿le ponemos un mentor? Correcto, los miembros de su gabinete se fueron por su propia cuenta o fueron despedidos en consecuencia … Pero, ¿qué sé yo? Solo soy un tipo que debería estar jugando al fútbol”.

.

.

El tres veces “Pro Bowler” le llegó directamente al meollo del asunto. Y es alguien tan sincero, tan sencillo, tan respetado y querido, que buena parte de América va a escuchar.

Es una vergüenza absoluta ver al presidente de los Estados Unidos persiguiendo esta mezquina disputa como una forma barata de despertar el resentimiento racial, especialmente cuando los supremacistas blancos se preparan una vez más para marchar abiertamente por las calles de la capital y no hemos escuchado una sola palabra del presidente que están apoyando.