Congresista Republicano Retoma Macabra Teoría de la Conspiración en Fox, Pero Hay un Gran Problema

Mientras el presidente Donald Trump extrae constantemente el núcleo de la supremacía blanca del Partido Republicano y lo incorpora a la corriente principal, la maquinaria de propaganda republicana ha seguido su ejemplo con un alegre abandono.

FOX News se ha convertido en un portavoz impenitente para la propaganda nacionalista blanca, apenas disfrazada, con anfitriones como Tucker Carlson, Laura Ingraham y Tomi Lahren predicando el discurso criptofascista y la xenofobia deshumanizante de una manera absolutamente irreprochable todas las noches.

Es el mejor espacio seguro para los fanáticos, quienes se han dado cuenta en este punto de que no solo es aceptable echar sus rollos en voz alta, sino que es políticamente conveniente hacerlo.

Eso se hizo asombrosamente obvio esta mañana cuando un miembro electo del Congreso republicano se unió a Stuart Varney, insensiblemente complacido, y comenzó a emitir abiertamente teorías de conspiración antisemitas directamente de los sitios de neonazis como Stormfront.

El representante del Partido del Té, Louie Gohmert (R-TX), un notorio racista que de alguna manera está en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, apareció en FOX Business esta mañana y acusó al multimillonario judío George Soros de haber traicionado a sus compañeros judíos durante el Holocausto para obtener ganancias él mismo.

Justin Baragona: “¡Porquería pura!

Al presentarse en Fox Biz, Louie Gohmert dice que “se supone que George Soros es judío, pero no lo sabrías por el daño que le infligió a Israel y el hecho de que se volvió contra otros judíos y ayudó a tomar las propiedades que tenían”.

Stuart Varney cambió de tema rápidamente”.

.

.

Esa es la misma mentira repugnante que Roseanne Barr invocó en la ahora infame perorata de Twitter que hizo que la despidieran de su programa, una mentira que el hijo del presidente, Don Jr., retwitteó y respaldó.

George Soros habría tenido entre once y catorce años durante el Holocausto, y obviamente no hay evidencia de que haya hecho ninguna de las cosas de las que lo acusan los antisemitas.

Y su gran problema es que no tiene nada de lógica lo que dicen: no hay ni la más remota posibilidad de que un niño de esa edad haya tenido ni la inteligencia ni la voluntad para cometer las atrocidades que ellos mencionan.

Lo que comenzó como una teoría de la conspiración del entusiasta lagarto demoníaco Alex Jones ha sido parte de la narrativa de extrema derecha durante casi una década, después de haber sido promovida por Glenn Beck en su programa de radio ya en el 2010.

Pero gracias a Donald Trump y sus partidarios del supremacismo blanco, por no mencionar a su hijo neanderthal, se ha introducido rápidamente en la corriente principal, junto con una serie de otras teorías de conspiración antisemitas ridículas dirigidas a Soros.

El propio presidente ha avivado las llamas del antisemitismo al usar su cuenta de Twitter para compartir un video que, según alegan los teóricos de la conspiración de la derecha, era una prueba de que el multimillonario demócrata George Soros estaba financiando la caravana de migrantes hondureños con su dinero para interrumpir las elecciones intermedias.

Él “en broma” pidió que “encerraran” a George Soros y se quejó respecto a los “globalistas” (código neonazi para los judíos), se negó a condenar a los neonazis en Charlottesville después de que asesinaran a la activista Heather Heyer, e incluso se enfrascó en una trifulca pública con el Centro de Ana Frank Por el Respeto Mutuo después de no haber tomado una posición lo suficientemente fuerte contra la serie de amenazas de bomba en los centros comunitarios judíos en todo el país.

Los ataques antisemitas se han disparado a medida que las esvásticas se proyectan en las oficinas de los profesores judíos en las universidades más prestigiosas de nuestro país y cubren los cementerios judíos, los centros comunitarios y los hogares.

Los neonazis, los supremacistas blancos y los antisemitas están más envalentonados que nunca, y cuando enciendes la televisión y ves a los funcionarios electos verter esta basura horrible, ¿crees que aún habrá alguien sorprendido?