Chivo Que Rompe Tambor, Con su Pellejo lo Paga: Acusan al Jefe de la EPA de Violar la Ley

De todos los escándalos que aquejan actualmente a la administración de Donald J. Trump, la investigación del jefe de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt, ha pasado a segundo plano ante el espectáculo de un Presidente de los Estados Unidos que choca con un antiguo Director del FBI sobre si coludió con agentes de una potencia extranjera para inclinar la elección a su favor.

Pero el abuso escandaloso de Pruitt de su poder personal y el dinero de nuestros contribuyentes está volviendo para atormentarlo de todos modos. La Oficina de Responsabilidad del Gobierno anunció hoy en una carta al Congreso que han determinado que Pruitt violó la ley federal con su ridícula compra de una cabina insonorizada de $ 43,000 para su oficina.

La Ley de Asignaciones de los Servicios Financieros y del Gobierno en General decreta que cualquier redecoración de oficinas por encima de $ 5,000 debe ser aprobada por el Congreso. Como la agencia de Pruitt lo aceptó de todos modos, también violaron la Ley de Antideficiencia, que impide que las agencias federales gasten dinero que no les ha sido asignado.

Como era de esperar, la GAO no encontró “ninguna necesidad” para que Pruitt tuviera una cabina insonorizada de $ 43,000 para su oficina en la EPA. La representante Betty McCollum (demócrata por Minnesota), que exigió la investigación del exorbitante gasto de Pruitt, se llevó a Twitter a incinerar al codicioso político:

“Esto es parte de un patrón de abuso de poder, violaciones de ética y falta de respeto por el estado de derecho por parte de ScottPruitt de la EPA.

Los estadounidenses merecen algo mejor que la cultura de la corrupción, el amiguismo y la incompetencia que prevalece bajo Pruitt y durante la administración de Donald Trump”.

.

.

Desde que asumió el cargo, Pruitt ha estado gastando a diestro y siniestro, usando nuestros dólares de los contribuyentes para alimentar su gusto por el lujo con viajes de primera clase en jets privados y complaciendo sus delirios paranoicos con cosas como un enorme equipo de seguridad y un escritorio a prueba de balas.

Es absolutamente repugnante ver a nuestros funcionarios públicos tratar a nuestro gobierno como si tuvieran una cuenta bancaria personal. Si Pruitt está dispuesto a hacer todos sus desmanes públicamente con un desdén tan impresionante por la supervisión, uno se estremece al pensar en lo que está sucediendo detrás de escena.

Alberto Pereira

Escritor. Autor. Especialista en Politología.