caroline kennedy

Caroline Kennedy Acaba de Hacer un Anuncio que Aterrorizará a los Republicanos

En nuestro aliado cercano, Japón, adoraban a la embajadora que el presidente Obama les había enviado. La hija del presidente John F. Kennedy, Caroline Kennedy, hizo maravillas para reparar las tensas relaciones entre las dos naciones – y dejó una impresión única en el pueblo japonés.

Un vídeo viral de la embajadora Kennedy, vestida como Santa Claus y haciendo un baile de un programa de televisión japonés, fue visto 3.5 millones de veces en YouTube en sólo una semana.

Los elogios que fué capaz de ganarse en los últimos tres años lo dicen todo. “Ella se transformó de una celebridad en una figura pública influyente y una mujer de estado que se se ganó la confianza, y logró gustarles mientras la escuchaban y la respetaban”, dijo Daniel R. Russel del Departamento de Estado.

“Creo que la mayoría de la gente no lo sabe, pero la Embajadora Kennedy fue una negociadora excepcionalmente dura”, admitió el Ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Fumio Kishida. Quizás por eso Trump se burló de ella a lo largo de su campaña, diciendo que “ella haría cualquier cosa que ellos quisieran, lo que sea!”

Pero el llamado “Presidente” Donald Trump nunca se preocupó por el hecho de que las frías relaciones entre los Estados Unidos y Japón habían mejorado enormemente bajo esta floreciente política, y no se demoró en despedirla. Su último día fue el miércoles.

Al despachar apresuradamente a la Kennedy, Trump puede haberse agenciado un formidable y peligroso enemigo político demócrata.

De acuerdo con The New York Post, Kennedy está considerando ingresar a la política como candidata al Congreso de los Estados Unidos o del Senado en 2018 y ya se está hablando de ella como potencial candidata para la presidencia en 2020 o 2024.

“Caroline tuvo una exitosa carrera como embajadora en Japón y se siente muy confiada en ponerse los guantes para un asiento en el Congreso de Nueva York o en el Senado, incluso con objetivos políticos más grandes hacia el futuro”, dijo una fuente familiarizada con los planes de la Kennedy. Según el Post: “La presidencia está en su mente ahora, créanlo.”

Han pasado casi cuatro décadas desde que un Kennedy aspiró activamente a una oficina nacional. Antes de la trágica muerte de Robert F. Kennedy, que lideraba las encuestas primarias de la época, la familia Kennedy tuvo un récord inbatible en las elecciones nacionales. Cuando murió en 2009, Ted Kennedy fue el cuarto senador de más larga trayectoria en la historia de los Estados Unidos.

Buenas señales parecen apuntar también en la dirección de la Sra. Kennedy. El ultra-derechista New York Post describió a Kennedy en un titular como “Hillary Clinton sin el equipaje que a esta le cuelga”.

Todos hemos sido testigos del desastroso debut político del presidente Trump en Washington, estropeado aún más por uno de los gabinetes más débiles en la historia de la Casa Blanca y una agenda del congreso que cada vez se hunde más. Si los elogios iniciales dirigidos a Caroline Kennedy se mantienen en ascenso, este último error de cálculo de Trump parece que le va a resultar muy costoso.