Boston Acaba de Enviar un Claro Mensaje a la Nación: el Odio no Tiene Cabida en USA

Tras la abominable manifestación de supremacía blanca en Charlottesville, Virginia, la nación observó cansadamente mientras los organizadores de eventos en Boston promocionaban otra manifestación de “libre expresión” ayer.

Los bostonianos, sin embargo, no tenían planes de permanecer de brazos cruzados mientras su ciudad se convertía en un símbolo de odio:

“¡Amo a esta ciudad!!! La diferencia entre ambas multitudes es como la de la inauguración de Obama vs Trump. Boston Resiste vs Marcha de Libre Expresión. – ¡NUNCA dejaremos a Boston!!!

.

.

“Los contra-protestantes en Boston cantan “Verguenza” mientras van llegando los participantes de la marcha de la libre expresión”.

.

.

“La contra-protesta de Boston es posiblemente la más grande manifestación anti-racista de este año. Miles han llegado – muchos más se esperan”.

.

.

“Hola Donald Trump, maravillosos seres humanos marchando contra el odio y el fanatismo en Boston. ¿Es mucho más grande que tu coronación, no?”

.

.

“La marcha del discurso de odio en Boston tiene cerca de 100 supremacistas blancos y los protestantes pacíficos son VEINTE MIL”.

.

.

Para contrarrestar los cerca de 100 manifestantes por la “libertad de expresión”, aproximadamente 15,000-20,000 contraprotestantes salieron a las calles.

La Boston Free Speech Coalition, que organizó el mitin, había planeado inicialmente incluir a destacados nacionalistas blancos como oradores. Sólo después de los horribles actos de violencia en Charlottesville el pasado fin de semana, la organización comenzó a distanciarse de estos oradores y de los grupos de odio presentes.

“Aunque sostenemos que cada individuo tiene derecho a su libertad de expresión y a deender ese derecho humano básico, no ofreceremos nuestra plataforma al racismo o al fanatismo”, dijo el grupo en un mensaje en Facebook ayer. “Denunciamos la política de supremacía y violencia”.

Eso no disuadió a las decenas de miles de contraprotestantes de aparecer el sábado. La policía de Boston, por su parte, despachó a 500 agentes de policía para mantener a los asistentes al mitin separados de los contraprofesores.

“Las marchas han comenzado en Boston. Nosotros tenemos grandes números, ¡ellos no! Esto es una marejada de resistencia contra el odio. Y sí, ¡trajimos nuestras tubas!”

.

.

“Cuando el bombardero de Boston puso la bomba, el pueblo de Boston prometió no inclinarse ante los terroristas. Hoy han seguido esa tradición”

Mientras que una manifestación de la supremacía blanca pudo haber “ganado” algo de espacio en Virginia, Boston tenía otros planes, ahogando su “manifestación” con la contraprotesta más grande de su historia.

Boston acaba de enviar un mensaje claro al resto de la nación: el odio no tiene lugar en los Estados Unidos.