Bloomberg Publicó una Bomba Sobre Trump, la Investigación del FBI Sobre Kavanaugh y su Posible Perjurio

El candidato a la Corte Suprema de Trump, Brett Kavanaugh, se vio obligado a tragar en seco y muy amargo cuando su voto de confirmación se pospone momentáneamente hasta que el FBI pueda investigar más a fondo las numerosas denuncias de conducta sexual inapropiada que se han presentado en su contra.

Kavanaugh apenas está manteniendo su cabeza fuera del agua, y las acusaciones de posible comportamiento criminal continúan chocando contra él.

Si bien la investigación del FBI es ciertamente un avance bienvenido en esta saga agotadora, ahora parece que el Buró Federal de Investigaciones se verá obligado a dejar fuera las dos áreas más cruciales.

Bloomberg informa que el FBI no investigará el historial de consumo de alcohol de Kavanaugh, en lo que él invirtió gran parte de su tiempo en la audiencia en el Comité Judicial del Senado, y tampoco investigará si el candidato cometió perjurio durante esa misma audiencia.

La cuestión del perjurio se incorporó al proceso de confirmación de Kavanaugh más recientemente, cuando se reveló que a pesar de su testimonio bajo juramente de que se había enterado de la acusación de Deborah Ramírez de que le restregó su miembro en la cara en una fiesta sólo después de que el New Yorker publicara la historia, una conocida mutua de él y Ramírez tiene mensajes de texto que muestran que Kavanaugh y su equipo estaban trabajando entre bambalinas para refutar las acusaciones antes de que se hicieran públicas.

Si es verdad, no solo Kavanaugh no está apto para ser juez de la Corte Suprema, sino que tampoco está apto para ser juez de cualquier tipo, y debe ser removido de su puesto actual en la corte de circuito. No se puede confiar en un hombre que miente bajo juramento para defender e interpretar la ley que se aplica a los demás.

Si bien Trump ha insistido en que apoya la nueva investigación del FBI de una semana, la Casa Blanca no ha pedido que los investigadores examinen los dos problemas antes mencionados de consumo de alcohol y perjurio.

La fecha límite impuesta artificialmente que establece que la investigación del FBI debe completarse antes del viernes reduce aún más la probabilidad de que puedan explorar adecuadamente todas las áreas de interés.

Ni siquiera van a entrevistar a Christine Blasey Ford, la mujer cuyas acusaciones están en el centro de esta investigación, alegando que la Casa Blanca “siente que su testimonio fue suficiente“.

Geoff Bennett: “Las fuentes nos dicen a Julia E Ainsley y a mí que, si bien el equipo legal de la Dra. Christine Blasey Ford se ha acercado en repetidas ocasiones al FBI, el FBI actualmente no tiene planes de entrevistarla. Una fuente familiarizada con el asunto dice que la Casa Blanca cree que su testimonio público fue suficiente “.

.

.

Ahora está claro, más allá de cualquier argumento razonable, que el interés republicano en la verdad es una farsa completa.

Están dando la impresión de que se preocupan por la culpabilidad o la inocencia de Kavanaugh, pero en realidad, solo quieren calmar a los críticos lo suficiente como para pasar a la confirmación.

Si los estadounidenses necesitaban más razones para votar al GOP fuera de todos los cargos públicos, pues aquí están. Claras, precisas y contundentes.