Betsy DeVos Subió El Costo de la Universidad para Millones de Estudiantes

La Secretaria del Departamento de Educación, Betsy DeVos, desmanteló ayer dos importantes reglamentos que fueron diseñados para proteger a los estudiantes de las universidades con fines de lucro.

En un comunicado, la Secretaria DeVos dijo que las leyes no lograron lo que se proponían y “el resultado es un proceso confuso que resulta injusto para los estudiantes y las escuelas, y pone la soga al cuello de los contribuyentes por sus significativos costos”.

“Es hora de dar un paso atrás y asegurarse de que estas reglas logren su propósito: ayudar a los estudiantes dañados. Es hora de un reajuste regulatorio”, continúa la declaración.

¡No te dejes confundir por su retórica barata! Tomado junto con las anteriorres decisiones de la Secretaria DeVos, el anuncio de ayer aumentará los costos de préstamos, y expondrá a los estudiantes a más intereses y sanciones financieras si los graduados no pueden ser rápidamente contratados y empiezan de inmediato a hacer los pagos del préstamo.

Las dos protecciones que desechó fueron la Regla del Empleo Remunerado, y la Defensa del Prestatario a la Regla de Pago. La regla de empleo remunerado buscaba asegurar que los programas de grado ofrecidos en las universidades con fines de lucro realmente hicieran que sus graduados fueran demandados en el campo de sus estudios y que los trabajos que razonablemente esperaban lograr fuesen remunerados con salarios que les permitieran devolver sus préstamos estudiantiles.

La defensa del prestatario a la regla de pago trató de proteger a los titulares de préstamos estudiantiles de prestamistas depredadores en instituciones con fines de lucro, y les otorga más derechos para demandar. La norma también especifica la protección de los estudiantes en institutos que fracasan, como el colapso del Corinthian Colleges, Inc. en el 2014, cuando 85 escuelas cerraron sus puertas y dejaron “enganchados” a decenas de miles de estudiantes con sus préstamos, pero sin títulos.

Las universidades con fines de lucro han presionado contra ambas normas desde que fueron instituidas, argumentando que constituyen una carga indebida para su industria. También creen que no están diseñadas para proteger a los estudiantes en absoluto, sino que fueron creadas por sindicatos de profesores y elementos dentro de la academia tradicional, temerosos de que otras las escuelas con fines de lucro amenazaran su monopolio de la educación superior.

En el mejor de los casos, la decisión de la Secretaria DeVos es sólo otro ejemplo de la creencia errónea de la Administración Trump llamada “suma por sustracción“, donde de alguna manera matar las regulaciones de la era Obama realmente cuenta como un logro.

En el peor de los casos, es la confirmación de que el Presidente tiene la intención de llevar una bola de demolición a todas las regulaciones que no le gustan (porque benefician a los pobres y no exclusivamente a los ricos), y que contrató a la controvertida DeVos para hacer precisamente eso con el sistema educativo de nuestro país.

Con un Presidente en la Oficina Oval que una vez dirigió una universidad de bienes raíces con fines de lucro – que era una farsa y una estafa total – y una Secretaria de Educación que ha pasado su vida adulta tratando de eliminar las escuelas públicas K-12, la industria educativa con fines lucrativos debe Estar salivando.

Estimados clientes – y por supuesto, me refiero a los estudiantes – tengan mucho cuidado.