Alto Republicano Revela Verdadera Razón por la que No Pasarán la Reforma de Armas Después de Las Vegas

Hace apenas una semana, un hombre asesinó a cincuenta y ocho personas e hirió a más de 500 víctimas inocentes en el peor tiroteo en masa de la historia de nuestra nación, y ahora está saliendo a la luz que nuestro Congreso secuestrado por los republicanos no está dispuesto a ni siquiera hacer el más superficial de los esfuerzos para pasar la reforma de armas, gracias a su propia e impresionante incompetencia.

El último intento de convencer desesperadamente al pueblo estadounidense de que no son monstruos despiadados dispuestos a ignorar el tiroteo de cientos de personas con el fin de proteger los beneficios de sus amos en la NRA era prohibir “los carretes de municiones“, un accesorio para rifles que permite que las armas semiautomáticas puedan disparar a un ritmo mucho más rápido, como si fueran armas automáticas.

Pero resulta que los republicanos en el Congreso ni siquiera están dispuestos a hacer eso. Thomas Massie (R-KY), presidente del Caucus de la Segunda Enmienda en la Cámara de Representantes, acaba de revelar que, aunque muchos de ellos no se oponen a prohibir dichos “carretes”, no pueden hacerlo porque han pasado los últimos ocho meses sin poder pasar ninguna legislación importante y ahora no quieren que se les señale por pasar precisamente ESA.

“Sería el apogeo de la ironía si nosotros no revocamos Obamacare, no reducimos los impuestos, pero sí implementamos más control de armas. Eso sería una perversión de la agenda del Partido Republicano, y creo que mis colegas lo reconocen, por lo que esperan que la ATF sea quien lo haga “.

Una vez más, el Partido Republicano está totalmente dispuesto a no levantar un solo dedo para hacer algo sobre la epidemia de violencia armada que mata a decenas de miles de estadounidenses cada año y está tratando de pasar el balón a la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF).

Su cobardía es vergonzosa pero sinceramente era de esperar, una vez llegados a este punto. Ya mucho antes ellos habían hecho su elección cuando treinta niños pequeños fueron asesinados en la Escuela Primaria Sandy Hook y no hicieron nada al respecto.

Su conciencia no quedará manchada de sangre, porque no tienen ninguna, pero sus manos lo estarán por siempre.

 

Montserrat Jimenez

Licenciada en Periodismo. Bloguera y Experta en Redes Sociales.