Otro Alto Funcionario del Departamento de Justicia Que se Recusa a Sí Mismo de Trump-Russia

Surgen más extraños giros en la investigación en expansión sobre si el presidente de los Estados Unidos coludió con Rusia para ganar el más alto cargo de la nación y luego trató de encubrirlo, en lo que el Fiscal General Adjunto trata de “recusarse” de todo este lío.

El presidente Trump ha mencionado a Rosenstein, quien escribió el memorándum que a veces Trump ha afirmado que lo llevó a despedir al director del FBI, James Comey, mientras la investigación del Fiscal Especial se sigue ampliando para incluir los cargos de obstrucción a la justicia.

El término “a veces” pone el énfasis en las diversas declaraciones de Trump después de despedir a Comey. Al principio, dijo que fué porque Rosenstein y el Fiscal General Jeff Sessions le dijeron que lo hiciera. Luego Trump dijo en una entrevista televisiva que era porque estaba descontento con la investigación de Comey en Rusia y que lo habría despedido de todas formas.

Rosenstein ha dicho que su memorando nunca tuvo la intención de solicitar el despido de Comey, sino que fue sólo para proporcionar información que se le había solicitado.

La semana pasada, Rosenstein declaró ante el Congreso que no despediría al asesor especial Robert Mueller sólo porque el presidente lo quisiera -y lo haría sólo si eso fuera lo correcto- y emitió un extraño memo advirtiendo a los estadounidenses que no prestaran atención a fuentes anónimas. Como indica el tweet de abajo:

“Lo que estás claro es: a Rod Rosenstein no le gustan las fuentes anónimas.

Lo que no está claro: ¿Por qué está haciendo esa declaración tan extraña?”

.

.

Aunque se especula que la Casa Blanca instó a Rosenstein a publicar su extraño memorándum -que suena como algo que las tropas de Trump presentarían- el presidente hoy se llegó a Twitter para denunciar al funcionario que él mismo designó (aunque no por su nombre).

“Estoy siendo investigado por despedir al Director del FBI por el hombre que me dijo que despidiera al Director del FBI. ¡Cacería de brujas!”

.

.

Un periodista de noticias de negocios de Fox confirmó luego a quien Trump se estaba refiriendo:

“ULTIMAS NOTICIAS: Algunas fuentes han informado a Fox News que Donald Trump se estaba refiriendo a Rosenstein en su tweet”.

.

.

Mientras la investigación se extiende para incluir los esfuerzos de Trump de lograr que Comey y otros líderes de la NSA y del departamento de inteligencia suprimieran o minimizaran la investigación sobre el ex jefe de la NSA Michael Flynn y la interferencia rusa en las elecciones, parece que Rosenstein se ha dado cuenta que él también está en la mira.

ABC News, citando “algunas fuentes”, informó hoy que Rosenstein, a quien ellos llaman, “El alto funcionario del Departamento de Justicia con la máxima autoridad sobre la investigación del consejo especial”, ha “reconocido en privado a sus colegas que tal vez tenga que recusarse del asunto, del que se hizo cargo sólo después de que el Fiscal General Jeff Sessions tuvo que recusarse”.

Si Rosenstein se aparta porque no es el blanco en lugar de una parte de la investigación, la autoridad para proveer dirección, presupuesto, recursos, personal y aprobación para futuros procesamientos recaería en el tercero de la Justicia, Rachel Brand, nombrada hace un mes a su puesto.

Brand, de 44 años, es la primera mujer en ser Procuradora General Adjunta. Anteriormente, dirigió la Oficina de Política Jurídica del Departamento de Justicia bajo George W. Bush y recientemente fue nombrada por el Presidente Obama como miembro de la Junta de Supervisión de Privacidad y Libertades Civiles del gobierno. Ella es graduada de leyes de Harvard y fué secretaria del Juez del Tribunal Supremo de Justicia, Anthony Kenney.

En el pasado Sessions lamó a Brand “una abogada brillante”, y “una servidora pública dedicada que está firmemente comprometida a mantener el imperio de la ley y nuestra constitución”.

Ella tendrá que ser eso y más a medida que la investigación se amplía, pues la paranoia de Trump se convierte en obsesión e incluso los republicanos han comenzado a buscar una manera de separarse del presidente y su impredecible comportamiento.

También podría encontrarse en el frente de una nueva guerra si Trump hace lo que hizo Nixon cuando despidió a un Fiscal Especial que lo estaba investigando a él y a Watergate en lo que se ha llamado la “Masacre de la Noche del Sábado“. Trump podría despedir a Mueller, Rosenstein y otros, tratando de detener o al menos ralentizar las investigaciones que tan infeliz le hacen.

Si Trump hace eso, los miembros del Congreso, incluyendo al representante demócrata de California, Adam Schiff (D-CA), un miembro de alto rango del Comité de Inteligencia de la Cámara que investiga la injerencia rusa y más, han dicho que designarán a un asesor verdaderamente independiente, designado para llevar a cabo la investigación. Schiff dijo que su decisión para dirigir una investigación independiente seguiría siendo Mueller, el ex jefe del FBI.

Así como la agenda de Trump para aprobar la legislación de salud se desmorona en una cábala republicana secreta del Senado, su esfuerzo en la reforma tributaria no va a ninguna parte, su plan de infraestructura de billones de dólares se muestra como un regalo a intereses privados y su propio partido teme arruinar su posición en las elecciones del 2018, podría llegar el turno a Brand de caer víctima de una de las locuras del Rey Trump o tendrá que hacer lo que Sessions asegura que hará, lo cual es lo mejor para América.

Para Rosenstein, la recusación y lo que probablemente seguirá va a ser una mancha en lo que hasta ahora había sido una carrera brillante, y un paso en falso después de años de permanecer lejos de ser visto como una herramienta ni de los demócratas ni de los republicanos.

Mientras la investigación se amplía, ahora parece probable que Rosenstein sea sólo un daño colateral, y Trump se parece cada vez más a un nadador desesperado tratando de no ahogarse en el pozo que él mismo construyó.