almirante que capturo a Bin Laden

Almirante que Dirigió la Captura de Bin Laden Acaba de Etiquetar Brillantemente a Trump

Los ciudadanos estadounidenses de todo el país y de todos los niveles de la sociedad se han mostrado indignados por los comentarios del presidente Donald Trump acerca de los medios de comunicación, especialmente su manera de calificarlos como “el enemigo del pueblo estadounidense“.

Ahora, uno de nuestros líderes militares más condecorados ha añadido su nombre a la lista de aquellos que se ditancian de la retórica dictatorial e inconstitucional de Trump.

El martes, el almirante retirado de la Marina Will McRaven, ahora canciller del sistema en la Universidad de Texas, estuvo hablando en la facultad de comunicaciones de la universidad durante la Serie de Conferencias de Liderazgo. Elogió el trabajo de la prensa como importante y necesario para que las personas en posiciones poderosas puedan ser llamadas a rendir cuenta.

Luego inculpó a nuestro presidente por no mantener su juramento a la Constitución y por infringir los sagrados derechos americanos a una prensa libre.

Debemos desafiar esta declaración y este sentimiento de que los medios de comunicación son el enemigo del pueblo estadounidense. Este sentimiento puede ser la mayor amenaza para la democracia en toda nuestra vida.

Si alguien sabe lo que es una amenaza para la democracia estadounidense, es el almirante McRaven. Comenzó su carrera como SEAL y ascendió honradamente hasta llegar a ser comandante del Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos, retirándose como almirante con cuatro estrellas. Aconsejó a los presidentes George W. Bush y Barack Obama y fué el encargado de organizar y supervisar la Operación Neptune Spear, o sea, la incursión que culminó en la eliminación del autor intelectual del 11 de septiembre, Osama Bin Laden.

Esta no es la primera vez que McRaven se ha pronunciado en contra de la agenda de odio y divisionismo de Trump. Recientemente publicó una declaración sobre la prohibición musulmana de Trump:

Creo que el talento, la energía y las ideas que fluyen hacia los Estados Unidos de América – y hacia todas nuestras instituciones – provenientes de países de todo el mundo, están entre nuestras mayores fortalezas. Los hombres y mujeres que llegan a nuestras costas y tocan nuestras puertas, listos para estudiar, trabajar y participar, nos hacen más fuertes, más inteligentes, más competitivos y más en sintonía con el resto del mundo. Confío en que mi compromiso con la seguridad de nuestra nación no pueda ser cuestionado. Estoy a favor de los esfuerzos de nuestra nación para asegurar que todos nuestros ciudadanos estén libres de la amenaza que el terrorismo puede traer a nuestras costas.

McRaven no podía estar en una posición más calificada para condenar la idiotez de Trump. Este hombre ha pasado años en el epicentro de las fuerzas armadas de Estados Unidos y conoce mucho más que Trump acerca de lo que necesitamos hacer para mantener a nuestro país a salvo.

La prohibición de que la gente venga hasta aquí directamente, basada en su religión, es una manera infalible de hacerse muchos enemigos rápidamente. También es, como señala McRaven, un perjuicio para los Estados Unidos, ya que Trump está frenando la marea de talento y potencial humano que de forma desesperada anhela ver a este país como su casa.

Etiquetar una de las formas fundamentales de poder en América como “el enemigo” es fascismo, y McRaven y otros veteranos de ideas afines no lo soportarán. Tampoco nosotros.