¡Al Fin! No Imaginas Cuál de las Mentiras de Trump su Propio Departamento de Juticia Acaba de Negar

Entre los muchos delirios y falsedades que habitan el cerebro del presidente, la idea de que la administración de Obama colocó escuchas telefónicas en la Torre Trump durante la campaña presidencial del año pasado, está al mismo nivel de su afirmación de que Hillary Clinton sólo ganó el voto popular debido al fraude electoral, siendo quizás las dos más grandes mentiras jamás tuiteadas por el Embaucador-en-Jefe.

Ahora, el propio Departamento de Justicia del presidente se ha visto obligado a admitir en el tribunal que Trump mintió cuando hizo esa afirmación en una serie de tweets desquiciados en marzo. Según un nuevo informe de Newsweek, el Departamento de Justicia confirmó en una declaración judicial ayer que:

“Tanto el FBI como la NSD (División de Seguridad Nacional) confirman que no tienen registros relacionados con las escuchas telefónicas, como se describe en los tweets del 4 de marzo de 2017”.

La declaración del Departamento se produjo en respuesta a una solicitud amparada en la Ley de Libertad de Información, registrada por American Oversight, un grupo de vigilancia dedicado a “llenar el vacío y responsabilizar a la Administración, centrándose principalmente en agencias ejecutivas y funcionarios de alto nivel”. El grupo presentó una solicitud requiriendo detalles sobre:

“Solicitudes de autorización o registros solicitando una orden judicial para interceptar comunicaciones relacionadas con el candidato Donald Trump, la Torre Trump, entidades alojadas en la Torre Trump, o cualquier persona afiliada a la campaña del Sr. Trump; órdenes judiciales que aprueben o rechacen dichas solicitudes; registros de esas escuchas telefónicas, y, comunicaciones entre el FBI o el DOJ y el Congreso relacionados con estos temas”.

Mientras que el ex director del FBI, James Comey, ya había declarado públicamente que el FBI nunca había escuchado a Trump, la presentación de la corte marca la primera vez que el Departamento de Justicia ha admitido oficialmente que las demandas de Trump eran infundadas. El Departamento de Justicia agregó una advertencia a su presentación:

“El documento del Departamento de Justicia afirma que su respuesta a la FOIA no “confirma o niega” la existencia de otros registros que pudieran pertenecer a la petición de la FOIA, pero que hayan podido haber sido retenidos por razones de “seguridad nacional”, incluyendo las relaciones exteriores y “la revelación de métodos y fuentes de inteligencia”.

Austin Evers, el Director Ejecutivo de la American Oversight, dice que esos documentos:

“Han confirmado por escrito que el presidente Trump mintió cuando tuiteó que el ex presidente Obama ‘escuchó’ la Torre Trump. Mientras el presidente y su equipo legal continúan su campaña de difamación contra el Sr. Comey, el abogado especial [Robert] Mueller y otros que lo investigan, esta declaración confirma que incluso el propio Departamento de Justicia de Trump no cree que tenga credibilidad en un elemento clave de la investigación de Rusia”.

El momento escogido para la publicación de la noticia, el viernes por la noche antes del fin de semana del Día del Trabajo, parecía diseñado para minimizar la diseminación de la historia y el daño adicional a la credibilidad de Trump, que de seguro va a provocar en las personas.

Quizás la verdad más reveladora (y peligrosa) que la demorada admisión del Departamento de Justicia ha demostrado es la profundidad de la paranoia que se esconde en los procesos de pensamiento de Trump.

Si ese tipo de pensamiento puede llevar a una mentira tan grande relacionada con una elección que resultó ganada por él, imaginen lo que está dispuesto a hacer respecto a crisis significativas de la política, exterior o nacional.

 

Alberto Pereira

Escritor. Autor. Especialista en Politología.