Ahora Fue en una Librería: Ella Confrontó al Trumpista Degenerado y se Convirtió en una Héroe de las Redes

El ex estratega jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon, es el último de la lista de miembros actuales o anteriores de la administración de Donald Trump que ha sido confrontado por ualguien del público harto de esta calaña de gente.

Nick Cooke, el dueño de la librería Black Swan en Virginia, le dijo al Richmond Times-Dispatch el sábado que una mujer se acercó a Bannon en la tienda y lo llamó “basura” (“piece of trash“). Cooke dijo que él llamó a la policía a causa de la mujer.

“Steve Bannon simplemente estaba de pie, mirando libros, ocupándose de sus propios asuntos. Le pedí a ella que se fuera, pero dijo que no”, dijo Cooke. “Y le dije: ‘Voy a llamar a la policía si no lo haces’, y fui a llamar a la policía y ella se fue. Y ese es el final de la historia”.

“Somos una librería. Las librerías tratan sobre ideas y toleran diferentes opiniones y no sobre agredir verbalmente a alguien, que es lo que estaba sucediendo”, agregó.

Bueno, si no le gusta que las personas sean agredidas verbalmente, entonces no debería ver los mítines de Trump o leer los tweets del presidente.

La secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen no fue bien recibida en junio en un restaurante mexicano en Washington, DC. Los manifestantes corearon: “Si los niños no comen en paz, tú no comes en paz” en referencia a las víctimas de la polémica política de “cero tolerancia” de Trump en cuanto a inmigración.

La co-propietaria de Red Hen, un restaurante en Lexington, Virginia, le pidió a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, que abandonase el lugar. Su negocio han estado en auge desde que ocurrió el incidente.

La semana pasada, Scott Pruit, ahora ex administrador de la Agencia de Protección Ambiental, fue confrontado por una mujer en un restaurante del DC que lo instó a renunciar debido a su extensa lista de escándalos.

Los manifestantes se enfrentaron al líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell (R-Ky.) Mientras caminaba hacia su automóvil después de abandonar un restaurante de Louisville el sábado.

El consejero de la Casa Blanca, Stephen Miller, fue llamado fascista en su rostro en un restaurante de Washington.

En cuanto al dueño de la librería que dice ser tolerante con las opiniones expresadas, pues no nos queda muy claro, ya que la mujer sólo expresaba sus opiniones.

La gota que colmó el vaso para estos estadounidenses fue la tremenda política de inmigración de Trump en la que los niños fueron enjaulados después de haber sido separados de sus familias en la frontera con Estados Unidos. Y ahora descubrimos que la administración Trump tal vez ni siquiera sea capaz de reunir a todas las familias.

Si este usuario de Twitter está en lo correcto, el propietario de la librería y Bannon son amigos.

“Steve Bannon fue confrontado en Black Swan Books esta tarde, lo que llevó al propietario a llamar a la policía. También parece ser amigo del dueño, quien medio en broma dijo que necesitaría a Bannon para protegerlo cuando la policía venga a encerrar a los liberales. No hay espacio para nazis en Richmond”.

.

.

Luego de conocerse los hechos se desató una enorme oleada de comentarios en las redes sociales, criticando al dueño de la librería y alabando a la mujer que enfrentó a Bannon a un límite tal, que la han convertido en una heroína.

Yo estaría dispuesto a comprarle un trago. No la conozco, pero creo que podría enamorarme. No sé ni como te llames, pero desde la distancia llegue a tí nuestro respeto y nuestro abrazo.