¿Adivinas Quién Era el Dueño de un Sitio Web Neo Nazi? Pues un Jefe de Policía de Oklahoma

Una estación de noticias local en Colbert, Oklahoma, KXII News, ha expuesto a un Jefe de Policía recién nombrado, por sus enlaces con sitios web que venden rapados de cabeza y parafernalia nacionalista blanca.

.

.

Tras la violencia que estalló en Charlottesville hace varias semanas, el Southern Poverty Law Center publicó un mapa de odio que identificaba a los grupos de odio de la nación. Entre ellos, la estación encontró uno que operaba en la vecindad local de Texoma, un sitio web llamado ISD Records, que vende artículos neo-nazis y souvenirs, incluyendo a artistas como “The Klansman” (el Hombre del Klan) y títulos de álbums como “Hitler was Right” (Hitler Tenía Razón).

KXII News rastreó el certificado de propiedad de ISD Records, y resultó que el propietario era un hombre de la localidad llamado Bart Alsbrook.

El Departamento de Policía de Colbert había nombrado esta semana a Bart como Jefe de Policía interino.

Después de que KXII News llamó a confrontar a Alsbrook sobre el sitio web, él negó que fuera suyo. Luego de una búsqueda a nivel nacional de otro Bart Alsbrook, no se obtuvo absolutamente ningún otro resultado, por lo que la estación de noticias nuevamente acusó a Alsbrook, quien esta vez “afirmó que un grupo de cabezas rapadas robó su billetera y empezó a usar su nombre después de una pelea en un concierto de heavy metal en la década de 1990”.

A pocas horas de que KXII News acusara a Alsbrook, y para mayor confirmación de todas las suposiciones, su sitio web fue puesto fuera de línea. Lo que aún no sabemos es qué hizo el Departamento de Policía.

Aunque los nacionalistas blancos y los neonazis se sientan envalentonados por el gobierno de Trump, sus abominables opiniones y acciones no son bienvenidas en este país. Y serán debidamente expuestos y forzados a sufrir las consecuencias de sus estúpidas decisiones cuando queden marginados, desempleados y humillados.

De cualquier manera, hay que estar muy atentos para que no se infiltren en posiciones de poder o donde puedan ejercer cierta influencia social, como casi sucede en este caso.