falta de diversidad en la pascua de la casa blanca

Adivina Por Qué la Fiesta de Huevos de Pascua de la Casa Blanca Fué Casi Exclusiva Para Blancos

El Domingo, la Casa Blanca celebró su Fiesta Anual de Huevos de Pascua y mientras que las payasadas de Trump inevitablemente trataron de desviar la atención de los niños – que debían ser el centro del evento – hacia nuestro obsesivo Narcisista en Jefe, no pasó mucho tiempo antes de que se notara que habían dejado de lado una tradición muy importante.

Después de que el evento concluyera, los astutos observadores notaron algo muy inquietante, aunque era de esperarlo provienente de la Casa de la Supremacía Blanca con su “América Primero” saliéndosele hasta por los poros.

.

fiesta de pascua de trump.

Los asistentes eran casi en su mayoría niños blancos. ¿La razón? Donald y Melania optaron por no invitar a los niños de las escuelas públicas locales del DC que tradicionalmente son invitados a la Fiesta de Pascua de la Casa Blanca.

En una entrevista con The New York Daily News, la Superintendente Asistente para el Distrito Escolar Público de Arlington, Linda Erdos dijo:

“Nunca recibimos ninguna información para una invitación o cualquier cosa este año, como sucedía en años anteriores. Nos dimos cuenta hace una semana de que nada había pasado este año, y asumimos que era una administración diferente, que hace las cosas de manera diferente”.

La Directora de una Escuela Charter de Washington, Maquita Alexander, tenía una historia similar que contar, diciendo que su escuela y las otras escuelas chárter en el DC tampoco habían recibido alguna invitación. “No he oído de nadie que vaya este año, ciertamente no hemos recibido una invitación en esta escuela.”

Mientras el Secretario de Prensa Sean Spicer argumentó que los boletos se habían distribuido a “escuelas, hospitales infantiles y a familias militares y de aplicación de la ley“, está claro por las fotografías que las invitaciones no fueron enviadas a las escuelas locales de DC, que tienen una población estudiantil predominantemente negra.

Procedente de una administración que fraterniza abiertamente con los supremacistas blancos y ha gastado una cantidad significativa de energía tratando de prohibir discriminatoriamente los viajes de musulmanes y deportar a los hispanos, no es de extrañar que la Casa Blanca de Trump haya decidido excluir a los niños negros locales de su evento anual.

Lo peor de todo es que ni se averguenzan ni se disculpan por ello.