Acaban de Desaparecer Tres Chinos Que Hacían una Investigación en la Fábrica de Zapatos de Ivanka Trump

La Associated Press (AP) informó hoy que un hombre que investigaba, a nombre de una organización de derechos de los trabajadores,  el abuso laboral en en la fábrica china que produce el calzado de la marca Ivanka Trump, ha sido arrestado y otros dos simplemente han desaparecido.

“Hua Haifeng fue acusado de vigilancia ilegal, según su esposa, Deng Guilian, quien dijo que la policía la llamó el martes por la tarde. Deng dijo que la persona que llamó le dijo que no necesitaba saber los detalles, sólo que ella no sería capaz de ver, hablar o recibir dinero de su esposo, el sostén de la familia.

El director ejecutivo de China Labour, Li Qiang, dijo que perdió el contacto con Hua Haifeng y los otros dos hombres, Li Zhao y Su Heng, durante el fin de semana. Para el martes, después de decenas de llamadas sin respuesta, había concluido: “Deben estar retenidos por la fábrica o por la policía para que permanezcan inalcanzables”.

El Observatorio Laboral de China se prepara para publicar un informe que documenta las pésimas condiciones que sufren los trabajadores de la fábrica de Ganzhou Huajian International Shoe City Co. en la provincia de Jiangxi, lo que probablemente provocó su repentina desaparición.

Li dijo que los hombres habían documentado horas extraordinarias excesivas, con días de trabajo a veces llegando a más de 18 horas, y un salario base por debajo del salario mínimo.

El director ejecutivo Li Qiang está atónito por las desapariciones, diciendo a la AP que ha investigado las fábricas chinas durante diecisiete años y su trabajo nunca ha atraído este nivel de escrutinio de las autoridades chinas. “Nuestro plan era investigar la fábrica para mejorar la situación laboral. Pero ahora se ha vuelto más político”, dijo Li.

Esta no es la primera vez que uno de los productores chinos de la marca Ivanka Trump de ropa, zapatos y otros accesorios ha sido acusado de abusar de sus trabajadores.

El Washington Post informó hace unos meses que la fábrica del G-III Apparel Group que produce ropa de Ivanka Trump pagaba a sus trabajadores 62 dólares semanales por 60 horas semanales, entre otras dos docenas de otras violaciones de la legislación laboral internacional.

Es poco probable que Ivanka Trump haya puesto su mano en ordenar el silenciamiento de la investigación. Parecería más bien que el gobierno chino se encargó de proteger el negocio de la hija del Presidente de Estados Unidos confiando a cambio ganar su favor e influir en Trump.

Pero el incidente es ilustrativo de cómo los conflictos de interés persiguen cada movimiento de la familia Trump – y cómo los activistas inocentes están ahora pagando el precio por los excesos de los Trumps.