trump planeaba atacar a Obama

Acaban de Pescar a Trump Tratando de Atacar a Obama Para Distraernos de su Escándalo con Rusia

Después de la impresionante revelación de que el Presidente Trump compartió secretos de inteligencia con el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov y el Embajador Sergey Kislyak, altos funcionarios de la Casa Blanca se reunieron para determinar cómo lidiar con el gran escándalo.

Una de las soluciones que encontraron, dijo una fuente a Foreign Policy, fue atacar al presidente Obama por su manejo de información clasificada, ya sea lanzando una investigación o plantando historias en los medios conservadores. La Casa Blanca niega la existencia de la trama.

Una segunda fuente confirmó la noticia, corroborando detalles de las acusaciones planeadas. El ataque estaría relacionado con el programa de Comparación de Indicadores Automatizados del Departamento de Seguridad Interior, un mecanismo para que las empresas privadas compartan detalles sobre posibles ciberataques.

La fuente original ridiculizó la idea de atacar a Obama por este programa, describiendo la maquinación como una “bolsa de gatos locos“.

Otro funcionario de Seguridad Interior se rió de la trama, diciendo “Eso no tiene sentido … Parece absurdo”.

El absurdo de las acusaciones planeadas se debe a la naturaleza del programa, que tiene la intención de compartir información con las naciones extranjeras, incluidos los adversarios para ayudar a prevenir ciberataques que podrían tener consecuencias globales. “Hay cierta información por ahí que es beneficioso que todos la tengan”, dijo el funcionario. “Cuando compartimos información de seguridad cibernética con los rusos, estamos protegiendo sus sistemas, asegurándonos de que nadie secuestre sus aviones y misiles”.

Robyn Greene, abogada política y experta en asuntos gubernamentales en el Open Technology Institute, estaba igualmente desconcertada. “No entiendo cómo pueden hacer comparaciones entre Trump que comparte información codificada con los rusos y esto”, dijo Greene. “Las dos cosas son totalmente diferentes.”

O sea, lo que hizo Obama fué implementar un programa bien pensado, analizado, avalado por expertos que comparte “cierta” información para evitar “ciertos” problemas. Lo que hizo Trump fué revelar -de manera jactanciosa e imprevista- una fuente de información profundamente encubierta, sin consultar con las agencias de inteligencia y sin obtener la autorización del aliado que nos la compartió, poniendo en peligro la existencia y la vida del agente y su red de apoyo.

Aunque supuestamente era sólo cuestión de tiempo, esta imprudente nueva conspiración del régimen de Trump parece haber explotado en sus rostros antes de que pudiera ser puesta en acción. Sin embargo, plantea dos serias preocupaciones.

En primer lugar, la Casa Blanca es tan incompetente que sería capaz de lanzar un ataque contra un ex presidente sabiendo que no hay nada mal hecho, o están tan ciegos en su apoyo a Trump que no les importa que lo que hacen sea erróneo.

En segundo lugar, Trump y sus lacayos son vengativos hasta el punto de eliminar una eficaz medida de seguridad para anotarse puntos políticos y evitar un grave escándalo.

Por supuesto, ninguna de estas preocupaciones es nueva. Con las mentiras sobre Obamacare, las escuchas telefónicas, el despido del director del FBI James Comey y la contratación del ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, estas tácticas peligrosas y viciosas son sólo más agua para su molino.

Que esto sea lo que hoy llamamos “la nueva normalidad” puede ser lo realmente preocupante.

Alberto Pereira

Escritor. Autor. Especialista en Politología.