Abogados de Trump Tratan Que la Entrevista de Stormy no Salga al Aire, Pero no Contaron con 10 Estadounidenses

En el episodio de hoy de “El Escándalo de la Estrella Porno“, Stephanie Clifford, más conocida por su nombre de guerra, Stormy Daniels, lucha contra los intentos de su rechazado amante “David Dennison“, también conocido como Donald J. Trump, de sofocar la entrevista de 60 minutos en la que confió sus secretos más profundos y oscuros al corresponsal Anderson Cooper.

Con una entrevista programada para salir al aire el 18 de marzo en CBS, BuzzFeed informa que el contingente legal de Trump está haciendo peticiones a los tribunales para evitar que la entrevista sea transmitida.

Entendemos por fuentes bien ubicadas que se están preparando para solicitar una orden judicial legal para evitar que se transmita“, dijo una persona con conocimiento de la estrategia legal a BuzzFeed News el sábado por la noche.

La noticia de la entrevista de Cooper salió el jueves en medio de disputas legales sobre una orden judicial y una demanda que apunta a determinar la validez de un acuerdo de confidencialidad redactado por el abogado personal de Trump, Michael Cohen, pero nunca firmado por el Sr. Dennison, quien universalmente se cree que es un alias de Donald Trump.

Michael Avenatti, abogado de la Sra. Clifford, ha dejado constancia de que cree que la ausencia de la firma de Trump en el acuerdo de silencio y el hecho de que su abogado haya discutido públicamente los términos del documento lo invalidan. Avenatti ha presentado una demanda ante los tribunales en representación de Clifford para pedirles que verifiquen su afirmación.

Por supuesto, si Trump hubiera firmado el acuerdo, ese hecho por sí solo confirmaría la necesidad de un contrato para mantener quieta a su amante, dejando al presidente en una posición extremadamente precaria.

Si bien el acuerdo de no divulgación, según los informes, contiene una multa de un millón de dólares si la Sra. Clifford viola sus términos, el Sr. Avenatti anunció ayer que diez personas ya se han acercado a él para decir que están dispuestas a pagar la multa en su nombre. O sea, hay al menos 10 estadounidenses dispuestos a pagar el millón de dólares con tal de que la desverguenza del Presidente quede de una vez demostrada.

Dado que Clifford aún no ha aceptado la oferta mientras su demanda está pendiente, el hecho de que la entrevista con 60 Minutes ya se haya completado significa que puede ser sumamente difícil para los sabuesos legales de Trump evitar que salga al aire.

Si bien Trump puede solicitar una orden judicial de emergencia para obligar a CBS a retener la transmisión de la entrevista, el precedente legal no está a su favor. Desde la batalla judicial por la publicación de los Documentos del Pentágono en la era de la Guerra de Vietnam, la Corte Suprema no ha considerado favorable la práctica de restricciones previas a la libertad de prensa.

A pesar de la voluntad del presidente de atacar a la prensa en cada oportunidad y sus llamados a la implementación de draconianas leyes contra la difamación, el hecho es que CBS no es parte del contrato de confidencialidad y no puede enfrentar sanciones por violarlo. La cadena ha anunciado que planea seguir adelante con la transmisión programada para el próximo domingo.

Con la Sra. Clifford apalancada por múltiples ofertas para pagar cualquier multa si ella no gana su caso en la corte para que se invalide el acuerdo, parece que el presidente Trump está a punto de lograr otro parche tormentoso en su presidencia.

Luis Iglesias

Más de una década colaborando con diversos medios. Politólogo.