245 Ex Funcionarios del Departamento de Justicia Lanzan a Trump Una Advertencia Que no Podrá Ignorar

Los desmedidos ataques del presidente Trump al Departamento de Justicia a través de una serie de tweets cada vez más desquiciados han indignado a los veteranos de esa agencia federal hasta el punto de que 245 de ellos se han unido para emitir una declaración exigiendo que el Congreso responda “rápida y enérgicamente” si el presidente despide al abogado especial Robert Mueller o al vicefiscal general Rod Rosenstein, su supervisor en el Departamento de Justicia, según un artículo publicado en el Washington Post.

Los funcionarios que participaron en la firma de la declaración son todos ex empleados federales que han trabajado en administraciones que datan de la era Nixon y están indignados por el asalto de Trump a su Alma Mater.

“Depende del resto de nosotros, y especialmente de nuestros representantes electos, acudir en su defensa y oponernos a cualquier intento del Presidente u otros de interferir indebidamente en el trabajo del Departamento”, se lee en parte en la declaración.

“Servimos [al Departamento de Justicia] por un compromiso con los principios fundamentales estadounidenses de que nuestra república democrática depende del estado de derecho, que la ley debe aplicarse por igual, y nadie está por encima de la ley. … Aquellos de nosotros que servimos con estos hombres sabemos que son servidores públicos comprometidos con estos principios “, continuó.

“Por lo tanto, estamos profundamente perturbados por los ataques que se han impuesto contra los buenos hombres y mujeres del Departamento. No solo es un insulto a su servicio público, sino que cualquier intento de corromper o socavar la imparcial aplicación del estado de derecho amenaza la fundación de nuestra República “.

Los ataques de Trump al Departamento de Justicia surgen de su incapacidad para concebir que, incluso como Presidente de los Estados Unidos, todavía esté sujeto a las mismas normas de conducta y legales que los demás. En el momento en que su escogido fiscal general Jeff Sessions se retiró de la investigación por colusión con Rusia después de que se descubriera que su recuerdo de la reunión con el embajador ruso después de la elección de Trump era defectuoso cuando testificó en su audiencia de confirmación, Trump enfocó un carga de bilis hacia el Departamento.

Llamó a la agencia una “vergüenza para nuestro país“, despidió a la entonces vice fiscal general Sally Yates cuando señaló que la orden ejecutiva de Trump sobre inmigración era ilegal y los tribunales federales lo confirmaron posteriormente, y atacó tanto a su reemplazo Rod Rosenstein, a quien él mismo había nominado, como a fiscal especial Robert Mueller y su equipo.

Desde la redada de la semana pasada confiscando documentos de su abogado personal y “solucionador de enredos“, Michael Cohen, Trump se enfureció particularmente y se cree que está considerando seriamente despedir a Rosenstein, Mueller o a ambos.

El hecho de que 245 ex funcionarios del Departamento de Justicia se opongan tan vehementemente a esa idea probablemente no importará mucho a la base electoral de “cerebros lavados” conspiradores del “estado profundo” de Trump, pero ciertamente debería darnos una seria pausa a quienes vivimos en el mundo de la realidad.

Reynaldo Gómez Zamora

Licenciado en Ciencias Políticas. Analista e Investigador.